A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Inicio / Cultura / ¿Qué significa el fuego en Notre Dame?

¿Qué significa el fuego en Notre Dame?

El juego de los símbolos hace su aparición en el equivalente a uno de los eventos más trágicos con el que será recordado este 2019: el incendio de Notre

POR KARINA GONZÁLEZ ULLOA

Seguramente, como muchos, ibas caminando por las calles de París con la seguridad de ver Notre Dame (que estuvo totalmente de pie a partir de 1260), ese respetable titán del que tal vez no comprendes su importancia, pero tan pronto te resguardaste entre sus sombras, sentiste su omnipotencia.

Caminaste entre sus pasillos, escuchando seguramente ecos celestiales y viendo esos imponentes vitrales por los que la luz solar entra para crear la armonía perfecta de Dios como luz: seguramente te quedaste sin aliento… y tiempo después, ese mismo edificio que te recordó el esplendor de épocas de las que solo hemos escuchado en libros, ahora está envuelto en fuego, uno abrasador que te consume el corazón, así como todas las personas que rezan alrededor de este. Sabes que ya no conocerás este lugar con tus padres, que tus hijos no lo visitarán y no escucharán de él más que en historias como El Jorobado de Notre Dame o Rataouille. Este edificio y la ciudad que lo rodea han sobrevivido a plagas, terremotos, guerras… pero no a un incendio que al parecer, inició en su ático. Uno que en apariencia no tiene demasiada explicación.

El fuego que consume a Notre Dame nos consume a todos

Notre Dame es un lugar, un amor, un sueño… y a partir de hoy, tal vez un bello recuerdo. Muchos han tratado de conectar esta tragedia a la ocurrida en 9/11, pero a diferencia de la anterior, esta no se vive con ese miedo. A diferencia de lo que podríamos pensar, el fuego que rodea a la magnífica Notre Dame sin duda es una tragedia, sin embargo, carga con una simbología muy particular.

¿Qué significa el fuego que rodea a esta catedral?

A diferencia de terminar con algún monumento por agua o con una total intención a través de un trágico incidente, el fuego en esta ocasión está caracterizado por referencias celestiales y purificadoras.

Sí, aunque en un inicio podríamos pensar que el fuego se encuentra relacionado con el infierno y todo tipo de castigos, recordamos las referencias que da sobre él Jean Chevalier en su ‘Diccionario de símbolos’. “El fuego corresponde al sur, al color rojo, al verano y al corazón. La significación natural del fuego se extiende desde las almas errantes hasta el espíritu divino, abarcando con esto su presencia en religiones que se extienden de Oriente hasta Occidente”.

Recordemos que en la liturgia católica, el fuego nuevo se celebra con la víspera pascual. En el caso de las del Shintō coinciden con la renovación del año y claro, no olvidemos las lenguas de fuego de Pentecostés.

Hablando de términos de alquimia, el fuego es visto como el elemento vital para conseguir inmortalidad, de hecho la purificación alquímica está simbolizada por la salamandra, un animal que lidia perfectamente bien con el fuego, así como el fénix.

Un texto en el que se habla del fuego como elemento regenerador es el Popol-Vuh, en la que aparecen los Héroes Gemelos (los dioses del maíz) que fallecen sin defenderse ante una pira de fuego, pero renacen del fuego a través de nuevos brotes que apenas si se encuentran envueltos entre cenizas.

Por su parte, la mitología clásica tiene al fénix como el animal de alquimia perfecta que revive una y otra vez de las cenizas, pero no sin incendiarse por completo unos cuantos segundos antes. Y claro, no olvidemos ni por un segundo a la iglesia católica y a su biblia, en la que su salvador: Jesucristo, fallece en la cruz, desciende a los infiernos (envueltos en fuego y que son vistos en la simbología como un rito de purificación) y que resucita al tercer día.

¿Una prueba más de que el fuego es visto como un elemento regenerador? Dante y su Divina Comedia, en la que se habla de todos los círculos del infierno, en el que irónicamente, el más cruel es el más frío: todos estos son las pruebas de un héroe (en este caso Dante, acompañado de Virgilio) para encontrarse con su amada Beatriz.

El fuego y los ritos iniciáticos

El fuego en los ritos iniciáticos de muerte y renacimiento se asocia con el agua, ya sea en un plano microscósmico o macrocósmico (los pequeños serían rituales mientras que grandes ejemplos pueden abarcar incendios y sequías, capaces de reiterar la fuerza del fuego).

Ciertamente tiene un carácter ambivalente: cuando está controlado puede representar la luz en un hogar, pero cuando sale de control es sinónimo de una destrucción pero al mismo tiempo, de una purificación divina. “Se comprenderá entonces que el fuego sea la mejor imagen de Dios, la menos imperfecta de su representaciones (y su lugar, ninguno más propio que una iglesia, después de todo siempre se ha visto a Dios como fuego y como luz)», indica Chevalier.

La imagen del fuego es la que mejor revela la manera en la que las inteligencias celestes se conforman a Dios. Por esa razón los santos teólogos describen a menudo de forma incandescente dicha esencia supraensencial que escapa de toda representación”, dicta Chevalier. Uno de los mejores ejemplos de esto es cuando Dios se aparece en el desierto en forma de una llama incandescente.

Ver también

Atienden Gobernador y SSPC acontecimientos en límites de Michoacán y Jalisco

Ciudad de México, a 4 de septiembre de 2019.- Tras los recientes acontecimientos registrados en los …