TERCERA OLA, VOLVER AL PASADO

Por: Ricardo Burgos

Cuando el viernes 4 de junio la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció semáforo verde en la capital del país a partir del 7 de junio, muchos pensamos que se había informado ese nivel sólo para alentar el voto de los ciudadanos en las elecciones del 6 de junio y que la realidad era otra, aunque en ese tiempo había una baja de contagios y hospitalizaciones.

Poco nos duró el gusto porque el 18 de junio nuevamente la Ciudad de México volvió a tener el color amarillo en las previsiones epidemiológicas y el 23 de julio otro retroceso hacia el semáforo naranja debido a la variante Delta, que ha provocado una especie de vuelta al pasado con más contagios y fallecimientos.

Pero la tercera ola de Covid no es la responsable exclusiva del incremento del virus. Podríamos decir que en muchos sectores de la población las previsiones se relajaron, se ha descuidado la distancia adecuada entre las personas, han dejado el uso del cubrebocas y olvidado las medidas mínimas de higiene.

En las redes sociales y en la calle la gente ha perdido el temor al Covid, hacen reuniones, fiestas, encuentros en restaurantes y lugares de recreación social. Los parques, ahora que los estudiantes están de vacaciones, se llenan de familias que desean entretenerse un rato después de meses de encierro.

Lo peor es que se ha reducido la edad de las personas contagiadas con esta nueva variante del virus. Antes el riesgo repercutía en las personas mayores a los 60 años, ahora enferman más jóvenes; incluso el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que su hijo menor de edad se había contagiado, aunque los síntomas fueron leves y no resultaron contagiados sus familiares cercanos, aseguró el mandatario.

Los hospitales que habían dejado de ser para atención especial del Covid, volvieron a reactivarse ante el aumento de casos y de muertes. Los centros para detectar al virus, instalados por el sector salud, volvieron a tener filas enormes de gente, pero ahora son los jóvenes buscando la prueba. Me tocó ver hace unos días los kioskos en las alcaldías Cuauhtémoc y Benito Juárez atiborrados de personas, la mayoría entre 25 y 40 años de edad.

Para colmo de males, la dinámica de vacunación en el país y en la Ciudad de México ha disminuido desde el pasado 6 de junio. Tal vez las autoridades aflojaron el paso o se ha dificultado el suministro de dosis de las empresas proveedoras responsables, aunque la jefa de gobierno capitalina prometió que en octubre quedarían atendidas con el biológico el total de las personas mayores de 18 años, pero dependerá de la llegada del medicamento.

Lo increíble sucedió hace unos días cuando el director general de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública, Eduardo Clarck García Dobarganes informó que en varias alcaldías tocaba la aplicación de la vacuna Sputnik, de origen ruso, pero como no alcanzó, tuvieron que aplicar la inglesa Astrazeneca.

No hay que mal que por bien no venga – dicen –. Con esas irregularidades, se va a comprobar de rebote lo que están investigando expertos internacionales: la combinación de dos marcas diferentes de vacunas contra el Covid puede ser más efectiva que de una sola, aunque opine lo contrario el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell.

En fin, hay que seguir cuidándose a todas edades con las medidas de prevención posibles porque la erradicación del virus para nada está próxima.

Acerca Bertha Guillermina Castellanos Arciga

Checa También

LAS PEQUEÑAS COSAS Eliseo Castillo A. – EL PRESUPUESTO, NI GRANDE NI CHICO PARA 2022

La estructura de un presupuesto federal tiene la circunstancia de que es totalmente relativo en …

A/A SECCIÓN ECONOMÍA – AGRICULTURA Proximidad: El factor sostenible más valorado por el consumidor

Valencia, a 21 de septiembre de 2021. La Indicación Geográfica Protegida “Cítricos Valencianos” ha participado …

Deja un comentario