DESAFUERO, JUSTICIA TARDE Y NO MUY SEGURA

Por: Ricardo Burgos.

La primera ocasión que presencié un proceso de desafuero fue en 1983 con Jorge Díaz Serrano, entonces senador de la República, acusado por un fraude de 35 millones de pesos durante su gestión al frente de Petróleos Mexicanos — en el sexenio de José López Portillo — al haber comprado dos buques tanques con un sobreprecio. En aquel tiempo yo era reportero de la “fuente” política.

Díaz Serrano fue arrestado inmediatamente después de su desafuero y permaneció cinco años en prisión, aunque nunca se comprobaron los delitos de los que se le acusaba. Dicen que fue parte de una venganza del entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado.

El caso de Saúl Benjamín Huerta Corona es muy diferente al de Jorge Díaz Serrano. Está acusado de abuso sexual y violación equiparada agravada contra menores. Después de dos intentos, la tercera fue la vencida, la comisión permanente del Congreso de la Unión aprobó un periodo extraordinario para tratar su desafuero como diputado independiente ex del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).
Saúl Benjamín Huerta Corona tenía la intención de reelegirse como diputado por el distrito 11 de Puebla en las elecciones del pasado 6 de junio, pero el escándalo por el abuso sexual, determinó que renunciara a sus aspiraciones.

El legislador está localizable y dispuesto a encarar a la justicia, según el despacho legal que asumió su defensa. Incluso, señalaron, hace unos días acudió a una cita en la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales, pero por falta de personal se programó una nueva reunión para comparecer.

El 21 de abril de este año, Saúl Huerta fue detenido por la policía en un hotel de la colonia Juárez de la Ciudad de México, acusado de presunto abuso sexual de un menor de edad. Debido a su fuero fue liberado e incluso asistió de manera virtual a la sesión de la Cámara de Diputados de ese día. Posteriormente, se declaró inocente y víctima de chantaje, pero se difundió en medios una entrevista con el joven y un audio donde supuestamente el legislador trata de negociar con la madre del chamaco.

Pese a que le retiraron de su militancia, Morena – con mayoría parlamentaria — había estado retardando la realización del periodo extraordinario para el retiro del fuero a Saúl Huerta, tanto que sólo faltan unos cuantos días para que termine la legislatura actual, el primero de septiembre, y el diputado se convierta en automático en simple ciudadano. Sin embargo, el desafuero sería un triunfo político para la oposición.

Ahora bien, habrá que esperar si el inculpado, ya sin fuero, está realmente localizable porque puede ser que ni siquiera se encuentre en el país. No sería la primera ocasión que algo así ocurriera, aunque sus abogados digan lo contrario.

También puede ser que sí esté localizable y dispuesto a enfrentar a la justicia, pero alegue demencia o alguna otra argucia legal para defenderse de los delitos de los que se le acusa, muy graves por cierto.
Por supuesto, Saúl Huerta tiene todo el derecho de defenderse, pero las evidencias son más que claras. Por mí, que se le aplique todo el rigor de la ley.

Acerca Bertha Guillermina Castellanos Arciga

Checa También

Los Semilleros creativos de Cultura Comunitaria vuelven al escenario del Auditorio Nacional

Ciudad de México, a miércoles 22 de septiembre de 2021  Participarán más de 1,300 …

INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA, LA UTOPÍA DE SIEMPRE Por Ricardo Burgos Orozco

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños o Celac surgió en 2010 en busca de …

Deja un comentario